¡NUEVO! BIBLIOTECA ORO ROJA nº 27, COLECCIÓN MOLINO (I) nos. 19 y 23, MAUCCI VIAJES Y AVENTURAS nº 6

LA BIBLIOTECA ORO DE LA EDITORIAL MOLINO

De muchos es sabido que la “Biblioteca Oro” fue la colección popular más importante de su época. Durante más de dos décadas constituyó la referencia indiscutible del sector, contando por añadidura con el fondo editorial más amplio. Hasta la forzosa salida de España de Molino a causa de la guerra, la “Biblioteca Oro” constó en España de tres series numeradas independientemente e identificadas cada una de ellas por un color propio. Así, desde 1933 a 1936 (1934 a 1936 para la serie roja), la “Biblioteca Oro” ofrecía al lector, primero decenal y, más tarde, semanalmente, tres títulos a la vez.



La primera de ellas, la serie “azul” (numerada con el I romano acompañado de la cifra del título en caracteres arábigos), incluía títulos de viajes y aventuras principalmente encuadradas dentro de los subgéneros del western y asimilados (novelas del Gran Norte), la aventura colonial o de acción en sentido amplio. No hay un autor predominante, pero podemos destacar, entre otros, a William Byron Mowery, que obtuvo gran éxito a partir de su aparición en el primer número de la serie, "El ruiseñor del Noroeste", Max Brand o Rex Beach. Del popularísimo Zane Grey solo aparecería un título (el I-2 "Lluvia de Oro") ya que la editorial Juventud poseía los derechos sobre este autor, que aparecería en la colección popular "La Novela Azul", competencia directa de la serie azul. Ésta se detuvo en julio de 1936 en el número I-44 ("El siete de diamantes", de Max Brand). El número I-45 ("El tesoro de Sierra Madre", de Boris Traven) fue anunciado, pero nunca llegaría a publicarse. Tras el conflicto, la serie azul continuará publicándose, pero intercalará su aparición con los títulos de la serie amarilla en numeración corrida, ambos bajo la denominación común de “Biblioteca Oro”. El último número con tapas azules, el 287 ("Horizontes perdidos", de James Hilton), aparecerá en 1951.




La segunda, la serie “roja” (numerada con el II romano igualmente acompañado de la cifra del título en caracteres arábigos), corresponde principalmente a títulos de autores de novela histórica, capa y espada o folletín. El británico Rafael Sabatini es, sin duda, el autor estrella de esta serie y el que cuenta con mayor número de títulos (dieciseis en total), seguido por Alejandro Dumas. La serie se detuvo en el número II-38 ("Españoles en California, de Jackson Gregory) que se publicó tras el conflicto, en 1941, cediendo a partir de entonces el uso exclusivo del color rojo característico de su encuadernación a la “Colección Molino”, que ya venía utilizándolo desde julio de 1934.





Reseña en "La Vanguardia" del viernes, 23 de diciembre de 1933, del primer número de la Serie Amarila de la "Biblioteca Oro", de la Editorial Molino. (Hemeroteca de "La Vanguardia" (http://hemeroteca.lavanguardia.es/)

La tercera, la “serie amarilla”, es sin ningún género de duda la más importante de todas. Y ello por varias razones. Primero, por contar con un mayor número de lectores, lo que obligó a realizar tiradas mayores que en las otras series, así como reimpresiones de algunos títulos tras la guerra. Segundo, por la frecuencia de aparición de los títulos, superior a la de las otras. Tercero, por el prestigio y la indiscutible calidad de muchos de los escritores que aparecieron en ella. Algunos, ya consagrados como Edgar Wallace, G. K. Chesterton o E. Phillips Oppenheim, vieron muchas de sus obras publicadas en la colección. Muchos, que por entonces eran valores en alza, se ofrecieron por primera vez al público en castellano gracias a la “Biblioteca Oro” (es el caso de Wyndham Martin, Valentine Williams, S.S. Van Dine, Agatha Christie, Erle Stanley Gardner o Rex Stout).Un reducido número tuvo pocas, pero estelares apariciones, como Abraham Merrit, David Hume o Barnaby Ross. Entre el elenco de autores famosos no puede dejarse de citar a Sax Rohmer, ya que la Biblioteca Oro" incluyó entre sus números de preguerra nada menos que cuatro títulos de la serie del Doctor Fu-Manchú. Finalmente, la serie amarilla merece ser destacada por su longevidad, pues no desaparecerá hasta 1956, convirtiéndose así en una de las de vida más larga en el contexto de la novela popular española.

Parte central de la historia de la cultura popular escrita de nuestro país, la "Biblioteca Oro" tuvo en su “serie amarilla” el instrumento principal de su éxito. Centrada en el género policíaco, es testigo de la evolución del mismo a lo largo de la primera mitad del siglo XX. Tan solo hay que acercarse a esta serie para comprobar el enorme camino recorrido por el género desde un Phillips Oppenheim o un Wallace hasta una una Anne Hocking, un Michael Gilbert o una Ngaio Marsh, pasando por el éxito abrumador de los creadores de algunos de los detectives de fama imperecedera, como S.S. Van Dine (Philo Vance), Agatha Christie (Hercule Poirot), Rex Stout (Nero Wolfe) o Erle Stanley Gardner (Perry Mason). Aunque particularmente centrada en autores anglosajones -como es lógico dado el predominio casi total de éstos en el género al que se consagraba- la “Biblioteca Oro” también incluyó autores en otras lenguas -como los franceses Yves Fougères e Igor Maslowski, los italianos Augusto de Angelis y Ezio d'Errico, o el checo Paul Fidrmuc (alias "Ostro", agente de la Abwehr durante la segunda guerra mundial)- y en ella hicieron sus primeras armas algunos de los autores españoles que eclosionarían a finales de la década de los cuarenta y principios de los cincuenta, como José Mallorquí (traductor habitual de Molino) o Jaime Ministral.

En su primera época, hasta el estallido de la guerra civil, la “serie amarilla”estará numerada con el III romano acompañado como en las otras series por el número de cada título en caracteres arábigos. El conflicto le sorprenderá con el número III-64 en los quioscos. En 1939, con el número III-65 se retoma la publicación en España tras el fin de la guerra con numeración seguida a los de preguerra. Así, se publicarán los números III-66, III-67 y III-68, para publicarse seguidamente, con el número 107 (se pierden los romanos porque se fusionan las series amarilla y azul, aunque conservando su respectivo color, como se ha dicho) una reedición del número III-66. Con fecha de 15 de agosto de 1941 sale el número 110 y con fecha de 15 de septiembre de ese año el número 113. Como se puede ver, hubo números "perdidos". Ello quizá se debiese a la necesidad de realizar ajustes con la numeración Argentina, ya que se distribuyeron en España ejemplares de la colección impresos en ese país. A partir de ese número, la colección seguirá numerando sus títulos con regularidad hasta su extinción, con la excepción de los números 128, 129, 130 y 131 que nunca fueron utilizados, por razones que al que esto escribe le son desconocidas.


Las alegres vacaciones de verano en compañía de la “Biblioteca Oro” anunciadas por Molino se convertirían en tres largos años, trágicos y desgarradores para nuestro país.

Tras su regreso a España, Molino continuará publicando en Argentina , donde la “Biblioteca Oro” no numerará separadamente las series, sino que incorporará indistintamente títulos “azules” y “amarillos” en una sola numeración, como más tarde se haría en España. Entre 1936 y 1940 aparecerán 110 títulos, todos ellos publicados previamente en nuestro país. La colección continuará publicándose en el país austral durante la siguiente década. A su regreso a la patria, en 1940, la editorial catalana incorporará a la colección nuevos títulos y autores, manteniendo, como se ha dicho, ambas series con sus respectivos colores, pero intercalando los títulos en numeración corrida. El declive de la serie azul comienza aquí, aunque no desaparecerá totalmente de la “Biblioteca Oro” hasta el número 287. La “serie amarilla” verá su fin en 1956 coincidiendo con la aparición del número 344 ("Los trabajos de Hércules" de Agatha Christie), es decir, más de veinte años después de que el primero de sus títulos viera la luz. No así la “Biblioteca Oro” que continuará apareciendo durante bastantes años más, hasta 1976, prolongándose casi hasta nuestros días merced a la longevidad de su prima hermana "Selecciones de la “Biblioteca Oro”, colección en formato de bolsillo (cuadrado) que venía apareciendo desde 1945. Puede decirse, no obstante, que con el último número de la “serie amarilla” de la “Biblioteca Oro” se pone virtualmente fin a la era del pulp en España y a un capítulo fundamental de la cultura popular de nuestro país.


© Acotaciones, 2009


4 comentarios:

Black Arrow dijo...

Hola

Vaya,iba a hacer lo mismo que usted con respecto a Biblioteca de Oro de Molino y me encuentro con el listado de ésta.

He hecho lo mismo en mi blog sobre otras colecciones.

Un gusto haber encontrado su blog

Tal vez podamos intercambiar información.

Saludos

Altés dijo...

Bienvenido a Acotaciones. Disculpe que no le respondiera antes, pero el blog estuvo parado, precisamente porque yo no estaba ocioso. Con mucho gusto visitaré su blog. De momento la Biblioteca Oro (igual que otras cosas de Molino) no habían salido a la web con (casi) todas las portadas. Cuando termine con Oro, saldrán otras cosas. Saludos.

El Abuelito dijo...

¡Ya está usted de vuelta, y como siempre proporcionando impagable información...1 Bienvenido, y ahora le dejo, que me voy a ver enteras las galerías de portadas de Oro...

Chrisss dijo...

Ediciones Ulises ha publicado un estudio de la edad dorada de la colección: de noviembre de 1933, fecha de su nacimiento, hasta 1956 con el número 344, en que se mantuvo su formato histórico. Incluye la reproducción en color de todas las cubiertas.
Dentro del universo de la novela popular, la Biblioteca Oro, es una de las tres o cuatro colecciones más importantes entre todas las publicadas en España a lo largo del siglo pasado. No solo por su duración y extensión –más de treinta años–, sino porque llegó a convertirse en un referente para los lectores; en este caso en el campo de la novela policíaca, como sucediera con La Novela Rosa de la Editorial Juventud en el campo de la novela sentimental, o El Coyote y Novelas del Oeste de Ediciones Clíper en el de la novela del Oeste.
En especial en su primera época, con su gran formato y sus inconfundibles portadas de fondo amarillo, las novelas de la Biblioteca Oro tuvieron un valor icónico, que el tiempo tardó mucho en borrar (si es que se ha borrado, porque todavía se ven –y se compran– muchos ejemplares en librerías, ferias y mercados).
En sus tres series iniciales azul, roja y amarilla, acercó al gran público lo mejor de la literatura de esparcimiento, sin olvidar la calidad literaria. Junto a Rafael Sabatini y Alejandro Dumas, indiscutibles reyes de la novela de capa y espada, se presentaron las mejores obras del género aventurero con Rex Beach, Max Brand o Mark Channing. Y se editaron también los grandes héroes de la novela policiaca (Hércules Poirot y Perry Mason), sin menospreciar al genio del mal, el doctor Fu-Manchu. https://www.facebook.com/EditorialRenacimiento/photos/a.1347169141989952.1073741900.102115583161987/1062377430469126/?type=3&theater.