¡NUEVO! BIBLIOTECA ORO ROJA nº 27, COLECCIÓN MOLINO (I) nos. 19 y 23, MAUCCI VIAJES Y AVENTURAS nº 6

LA "MALAVITA" SEGÚN LOMBROSO


Puede parecer chocante, a primera vista, encontrar una referencia a los orígenes de la escuela criminalista en un blog como éste, cuyo interés cardinal está puesto en la literatura popular y otras manifestaciones adyacentes. No obstante, una vida y una obra como las de Cesare Lombroso no pueden pasar desapercibidas a quien se interese, siquiera mínimamente, en cuanto se oculta tras el crimen como manifestación inhabitual del comportamiento humano. Los aficionados al género policial, de misterio o de terror encontrarán por añadidura en Lombroso una alucinante guía por los intrincados vericuetos de la malavita en sus más diversas manifestaciones. Si Vidocq es reputado como el iniciador del género policial desde su experiencia práctica como delincuente, primero, y como implacable -aunque ficiticio- perseguidor de malhechores, más tarde, el Dr. Lombroso es uno de los padres del criminalismo como doctrina a partir de sus algo desordenados, pero valiosos, estudios sobre el cuerpo y la mente del delincuente. Sitios hay a lo largo del ancho ciberespacio dónde el lector podrá encontrar referencias a las controvertidas teorías del doctor veronés, como la que afirma la existencia del delincuente nato y el loco moral, por ello aquí nos vamos a ceñir a los aspectos más inquietantes y freaky de un galeno que, un poco a lo mad doctor, recorrió a lo largo de su existencia infinidad de manicomios, correcionales y presidios, frecuentando a buena parte de la flor y nata de la malavita italiana de finales del XIX, diseccionando y estudiando los cadáveres de asesinos, locos y suicidas (a veces todo ello), con el fin de contribuir desde la medicina forense al progreso de la ciencia criminal.

De inapreciable ayuda en este inusual recorrido por la cara oculta del ser humano han sido los dos volúmenes de su Medicina Legal (La España Moderna, Madrid, 1902, traducción del Dr. Pedro Dorado), compendio en castellano de varios trabajos de Lombroso, principalmente de su obra cumbre L'uomo delinquente.

Comienza Lombroso por introducirnos en el mundo del crimen hablando de la equivalencia del delito entre los salvajes y entre los niños. Más adelante pasamos al delito propiamente dicho (es decir, el cometido por adultos), estableciendo una tipología del delincuente. Distingue el Dr. Lombroso cinco tipos principales, a saber: natural, de ocasión, loco, por pasión y habitual. Casi todos los criminales de papel entran al menos en una de estas categorías. Veamos algunos ejemplos:


Ninguno de los aspectos físicos o morales del criminal escapa al ojo escrutador de nuestro doctor. Comenzando por la anatomía patológica, vemos cómo las facies determinan, para Lombroso, la inclinación de ciertas personas al delito. Se fija principalmente en el cráneo (la colección de calaveras del Dr. Lombroso era tan asombrosa como la cantidad de éllas que desechaba), en el cerebro y el cerebelo (también poseyó un amplio surtido) y, finalmente, en el tronco y extremidades (no nos consta si conservaba alguna de estas partes en su gabinete). El criminal ruso Willip, constituye, en este sentido, un ejemplo paradigmático:
Uno de los aspectos curiosos que reclamó la atención del egregio forense italiano fue el de los tatuajes, cortes y escarificaciones con las que los delincuentes gustan de profanar hasta los más recónditos lugares de su piel. Tras una breve introducción a los orígenes e historia de dicha práctica entre los salvajes y los pueblos antiguos, pasa el Dr. Lombroso a analizar su decadente uso entre los contemporáneos -poco imaginaba nuestro singular doctor que esta costumbre terminaría por experimentar un gran impulso en el tránsito del siglo XX al XXI-, para terminar con el estudio de tal manía entre los criminales. De la observación de estos caprichosos adornos en presidiarios deduce Lombroso no pocas afecciones y desórdenes que aquejan al criminal, la mayoría de ellas de naturaleza sexual. Fíjense sino en esta original interpretación del cuerpo tatuado de un convicto, en la que se puede apreciar, singularmente, cómo menudean los recuerdos o avisos nada bien intencionados a antiguas amantes:
O esta otra, procedente de una lámina en la que se recogen tatuajes practicados a reclusos especialmente proclives a la sodomía:

Ofrece también el Dr. Lombroso multitud de ejemplos de exclamaciones o sentencias tatuadas en la piel que vienen a ilustrar los dibujos contiguos, describiendo con especial economía verbal el estado de ánimo de los interfectos:
Sin suerte - Nacido bajo una mala estrella- El presidio me aguarda - Hijo de la desgracia

Maldiciones e imprecaciones hacia quienes fueron la causa de su mal:

Muerte a la chusma - Mueran las mujeres infieles - Muerte a los ladrones

O pura y simplemente obscenidades, generalmente tatuadas en los genitales o en sus proximidades:

Venid, señoritas, al rubí del amor - Placer de las mujeres - Ella piensa en mí - Amigo de lo contrario.

En ocasiones, los criminales acostumbran también a proyectar sus sentimientos en forma escrita, más o menos literaria. el Dr. Lombroso analiza sus manuscritos y otras manifestaciones de la creatividad criminal y carcelaria, como los grafiti en las paredes o las inscripciones y dibujos que figuran en el insólito ejemplo que a continuación les muestro.

Lombroso dedica asimismo numerosas páginas al estudio de la jerga y la literatura presidiaria y delincuencial, un aspecto de sumo interés en el que, como no podía ser de otro modo, Vidocq constituye una referencia de primer orden. La jerga cumple en primer lugar una función de protección para el delincuente, al no ser conocida, en principio, por quienes no pertenecen al hampa. En sardo, incluso, se denomina a la jerga cobertanza (cobertura). Desempeña la jerga al mismo tiempo una función de identificación -dice Lombroso- entre la gente de la malavita que frecuenta presidios, burdeles y tabernas. El nomadismo y la tradición familiar, tendencia una y característica propia la otra del tipo criminal, determinan asimismo el uso de palabras pertenecientes a la jerga. Llega a afirmar el médico veronés que, al igual que los tatuajes, la jerga reproduce las tendencias del hombre primitivo y, por lo tanto, tiene un origen atávico: "los criminales hablan salvajemente porque son salvajes que viven en medio de la civilización moderna".

Pero, como decíamos, no termina en lo físico el campo de estudio de Cesare Lombroso. Antes bien, consagra buena parte de su esfuerzo al estudio de las enfermedades mentales y su influencia en el crimen. El cretinismo, el idiotismo, la imbecilidad o el matoidismo (éste vendría a definir, de acuerdo con Lombroso, a "un imbécil con la librea del genio") son descritos como causas directamente relacionadas con la práctica de la delincuencia. De estas afecciones, el eximio médico forense ofrece numerosos ejemplos, como éstos,

o estos otros:No deja de ser curioso, al tiempo que instructivo para los futuros practicantes de la medicina legal, que en el manual del Dr. Lombroso se ofrezcan referencias a los distintos modos de proceder que tienen los suicidas para cometer la fatídica agresión sobre su persona. A continuación podemos ver algunas de éllas, más dignas de ilustrar un folletín de Rocambole que de formar parte de una obra dirigida al público universitario:


Ocuparía más espacio del que disponemos el describir con detalle todo cuanto contienen las páginas de la extraordinaria Medicina Legal de Lombroso, desde el estudio de las tendencias criminales en las prostitutas hasta los efectos que produce el imán al ser aplicado sobre la piel de los delincuentes, pasando por toda una larga lista de las más disparatadas pruebas y observaciones que imaginarse uno pueda.

Para concluir diremos que necesariamente se ha de leer a Lombroso con las prevenciones que el paso del tiempo y los avances de la ciencia médico-legal aconsejan. Entre éllas, la de considerar su obra desde la perspectiva amable, desenfadada y liviana de la literatura popular. Justamente por esta razón recomendamos la lectura de este libro deliciosamente inactual, que debería figurar en la biblioteca de todo curioso de los asuntos tocantes al extraño mundo de lo criminal.

***


Cesare Lombroso, nombre con el que italianizó el suyo verdadero de Ezechia Marco Lombroso, probablemente para ocultar su condición de hebreo, nació en Verona en 1835 y murió en Turín en 1909. Fue un médico y criminólogo que desarrolló y popularizó las teorías sobre el delincuente de Ferri y Garofalo, entre éllas la del criminal nato. Éstas suscitaron fuerte oposición entre juristas y compañeros de profesión, ya que Lombroso consideraba imputables por igual a todos los sujetos, ya fueran estos personas "normales" o irresponsables, estableciendo una relación directa entre la menor responsabilidad de un sujeto y su peligrosidad. La mayoría de sus obras han sido traducidas al castellano, aunque son pocas las que se continúan imprimiendo en la actualidad.
© Acotaciones, 2009


2 comentarios:

andres porcel dijo...

Extraordinaria esta ampliacion de los horizontes habituales... creo que en esta direccion puede encontrar cosas llamativas, aunque tambien sean muy perifericas a los contenidos habituales.
http://psiquifotos.blogspot.com/

Altés dijo...

Interesante sitio, que merece la pena visitar. Me llama la atención el hecho de que el Dr. Lombroso fundase el psiquiátrico de Aversa (cosa que desconocía por completo) y que, además, dicho establecimiento fuese pionero en el uso de la fotografía aplicada a la psiquiatría. Imagino que algunas las fotos de "rei-folli" (denominación coincidente con las teorías del Dr. Lombroso sobre la imputabilidad de los locos) que aparecen, fuera de texto, en su Medicina Legal, fueron tomadas en dicha institución. Más que oportuna su indicación, D. Andrés.